11 de enero de 2008

¿MOORE VETADO EN MÉXICO?

Después de esta cabeza sensacionalista (y me refiero al título del post, no al descomunal cráneo que carga su servidor), tengo que comentar que a pesar de publicarse con más de un año de retraso, hace unas semanas me compré gustosamente el nuevo tomo de aventuras de la League of Extraordinary Gentlemen, “The Black Dossier”, escrito por el maestro del cómic Alan Moore, y los cotorros dibujos de Kevin O’ Neill. El chiste me salió en cerca de 400 pesos, según recuerdo.

Estuve a punto de dejar la compra para otra ocasión, pero afortunadamente la persona que me atendió en Comicastle Trico me dijo que les habían llegado pocos ejemplares, y que incluso ya se habían pedido más volúmenes a la editorial (DC), pero que el distribuidor les había comentado que sería imposible mandarlos, pues dicha obra de Moore no se podría vender más en México.

De hecho, había sido un error del distribuidor mandar los ejemplares de “The Black Dossier” a Comicastle. Así que en vez de dejar mi ejemplar en mi apartado, terminé comprándolo, y eso fue un acierto económicamente hablando, pues debido a la escasez del mismo, hace unos días volví a verlo en las misma tienda, al doble de precio (¡!).

Intrigado por esa cosa de la venta restringida (ya ven como la curiosidad nos carcome a los ñoños del cómic), me puse a investigar en la red y hallé la siguiente explicación, muy interesante por cierto: “El motivo es simple, Alan Moore utiliza personajes clásicos de la literatura qué son de dominio público, pero esos derechos no son tan públicos en otros países, por lo tanto no se puede vender hasta que sean públicos ahí”, señalan las personas de http://www.operacionmandril.wordpress.com/.

También se menciona que la misma suerte corrió “Lost Girls” (también de Moore, el cual no he tenido la fortuna de leer), que no podía salir a la venta en el Reino Unido antes de 2008, por una cuestión de derechos relacionada con Peter Pan.

Cabe mencionar que debido a las trabas que ha encontrado Mr. Moore en DC para publicar y distribuir su obra de la forma en que ha sido concebida, la próxima aventura de League of Extraordinary Gentlemen saldrá bajo el sello de Top Shelf. Y es que el hechicero del cómic no está nada contento con el trato recibido en DC, ni mucho menos con las adaptaciones al cine de su obra (V of Vendetta, la misma League of Extraordinary Gentlemen y proximamente Watchmen).

Me resulta curioso cómo otro grande del cómic no se encuentra con estos problemas. Me refiero a Frank Miller, que no sólo escribe el mentado “All Star Batman and Robin the Boy Wonder” (horroroso, para mi gusto, aun dibujado por Jim Lee) cuando se le da la gana, sino que él mismo, encantado de la vida, le entra a promover sus historias en la pantalla grande, con mucho éxito comercial y de crítica.

¿Será cuestión de dólares (para Miller), de suerte (para Miller), de hacer mitote (de Moore y mía), o simplemente, de integridad artística (de Moore)?

No hay comentarios.: